Antonio C. NavaAntonio Castañeda Nava Obispo Presidente
(1929 – 1950, 1963 – 1966)

Visión por la Noche

Antonio Castañeda Nava (1892 – 1999) nació en el desierto duranguense en Nazas, fue el tercer Obispo Presidente de la Asamblea Apostólica. Tiene la distinción de ser el Obispo Presidente por más años. El distinguido himnólogo Marcial de la Cruz evangelizó al hermano Nava y fue su mentor espiritual. Un día buscando trabajo en San Bernardino con el Pionero de la Cruz, el hermano Nava fue lleno del Espíritu Santo y bautizado el 23 de noviembre de 1916. Pronto después empezó a predicar y fundar iglesias. El Señor le dio una visión una noche de 1925 donde le instruyó organizar las nuevas iglesias hispanas apostólicas; siendo así el fue el arquitecto de la primera Convención General en 1925. El Obispo Nava se casó con su esposa Dolores Ochoa en 1933. Su ministerio cruzó fronteras: fue instrumental en la organización de la Iglesia Apostólica en México proveyendo orientación al futuro primer Obispo Presidente de la Iglesia, el pionero Felipe Rivas, y credenciales a los ministros mexicanos.

Sentando las Bases

El Cuerpo Ministerial dio su apoyo y voto abrumador de confianza al pionero Nava en 1929 a su retorno de México y al inicio de la Gran Depresión. El Señor fue con el Obispo Nava, su ministerio estuvo lleno de milagros y sanidades. Presidió la Asamblea Apostólica en las décadas cuando la iglesia enfrentó repatriación discriminatoria, pobreza terrible, y la segunda Guerra Mundial. Sus mayores logros son: la incorporación de la Asamblea Apostólica en 1930, la primera Constitución, el primer himnario, la celebración del cincuentenario de la Asamblea Apostólica, el Colegio Bíblico Apostólica Internacional, las confederaciones, y la publicación del Heraldo Apostólico. El Pionero Nava también fue himnólogo, él compuso «El Nombre del Mesías» que es el himno de la Asamblea Apostólica. Descansó en el Señor lleno de días a la edad de 106 años el 10 de agosto de 1999.