Ramirez, Frank

Pastor Frank Ramiez

Service: Friday evening on January 17th at: City of Refuge Church
located at 14527 S. San Pedro St. Gardena, CA. 90248
Family Viewing from 5:30 to 7:00.
Service will begin promptly at 7:00 p.m.


On May 17, 1938 Frank D. Ramirez was born in El Paso, Texas to Daniel and Nieves Ramirez .  He was the oldest of 7 children.  They congregated in El Paso with Pastor Bernardo Cordova.  In 1952, the family moved to Long Beach, CA where they attended Wilmington Apostolic Church under the pastor Pedro Martinez.  He dedicated his life to the Lord and was baptized in 1953 at the age of fifteen.  He received the Holy Ghost at a National Youth Convention held at the Tulare County Fairgrounds.  Heeding God’s call, he was set aside in 1960 and in February 1962 in Otay, California, he was ordained to the ministry.

In 1958 he met and married the love of his life, Tabitha Carrillo.  He ministered in the local church of Wilmington, holding various leadership positions including Youth Counselor, Youth Sunday School Teacher and Superintendent of Sunday School.  In 1967 at the National Convention in Long Beach, he was called to pastor the church of Weslaco, so he, his wife, and their 3 children, Rebecca, Frank Jr. and Stephanie moved to Texas.  In addition to being pastor, he functioned as secretary of the District Board in Texas.  During his 3 years there, the Lord added 2 more children to their family, David and Belinda.  They were able to purchase 3 lots of property next to the church and built the parsonage home.

Following a new direction from God, in 1970 they moved back to Long Beach, California and once again congregated in Wilmington.  In 1972 they bought their home in Long Beach and began having Bible Studies in their home for their neighbors in the evenings and Summer Bible School classes in their backyard for the neighborhood children, all while holding services in their living room with a congregation of seven, their 5 children and his parents.  In 1976 while attending the General Convention, it was determined that he would be sent to Houston, Texas to pastor.  When his young children returned from school that day, he informed them that they would be renting out their home and returning to Texas.  His children agreed and said they were willing to move.  On the Sunday after convention, after the decision to return to Texas had been made, there was a knock on the front door of his home.  There stood the couple, Miguel and Catalina Hernandez.  Mr. Hernandez stated that he had been delivered from bad spirits while visiting the church in San Pedro, CA under the pastorship of Bishop Leonardo Sepulveda.  He wanted to be baptized and said he had the means to pay rent for the first few months if a church could be started in the city of Long Beach, where he also resided.  That same day, they all went out looking for a place to rent.

By the grace of God, they found a church to rent on the corner of 9th and Lime.  The church with all facilities included was rented for $100. a month.  All plans to move to Texas were cancelled and the first Apostolic Church in Long Beach was born.  On July 25, 1976, Bro. Frank D. Ramirez was installed as pastor by Bishop Leonardo Sepulveda.  As God began to give the increase, he gave classes to the new converts in the backyard of his home.  Thirty-seven years later, they have grown to a central church of 340 members with satellite churches in Chiapas, Mexico; Palm Springs and Palmdale, California; Las Vegas, Nevada and a second church in Long Beach.

Pastor Ramirez was a kind and gentle man loved by all who met and knew him.  He lived his entire life by the Bible verse “do unto others as you would have them do unto you.”  Along with preaching and teaching, he also served as a Sector Elder for a total of 20 years  in the Los Angeles District.  Additionally, he served as District Treasurer for 4 years.  He was known for his passion for missions.  He and his wife led by example and together they taught the local congregation to give generously toward “Flor Azul”, a branch of support for the mission field of the Apostolic Assembly.  They visited several countries and supported missionaries in Mexico, Guatemala, Honduras, Venezuela, Panama, Costa Rica, Argentina, Brazil, El Salvador as well as many other places.

He received his Bachelor’s Degree in Theology from CBAN.  He emphasized applying and implementing the practicality of the Word.  He preached and lived by faith and was a firm believer in how the Word of God could turn a person’s life around and change their circumstances.  His health began to decline and he was subsequently diagnosed with cancer.  He officially retired as Senior Pastor and passed the mantle of ministry to his son, David.  For many years he served the community by offering food to the hungry, clothes to the needy, prayed for the sick and they recovered, preached salvation and hope to the hopeless and brought them to Jesus.

The founding pastor of Centro de Vida Cristiana for 37 years has gone on to be with the Lord at 75 years young.  He was born into eternal life on January 9, 2014.  He is survived by his wife of 55 years, his 5 children, their spouses, and 11 grandchildren; all who are involved in ministry and continuing his legacy.  This remarkable man of God will be greatly missed.

“Precious in the sight of the Lord is the death of his saints.”  Psalm 116:15

Biografia

Frank D. Ramírez nació el 17 de mayo del año 1938 en El Paso, Texas. Sus padres fueron Daniel y Nieves Ramírez, siendo él el hijo mayor de 7 hijos. Ellos se congregaron en El Paso con el Pastor Bernardo Córdova. En 1952 la familia se trasladó a la ciudad de Long Beach, CA donde asistieron a la Iglesia Apostólica de Wilmington bajo el pastorado del hermano Pedro Martínez. Él dedicó su vida al Señor y se bautizó en el año 1953 a la edad de 15 años. Recibió el Espíritu Santo en la Convención Nacional Juvenil que se llevó a cabo en Tulary County Fairgrounds. Acudiendo al llamado de Dios él fue apartado al ministerio en el año 1960 y en Febrero del año 1962 fue ordenado al ministerio.

En 1958 conoció y contrajo matrimonio con el amor de su vida, Tabitha Carrillo. Él ejerció su ministerio en la iglesia local de Wilmington realizando varios trabajos de liderazgo incluyendo consejero juvenil, maestro de escuela dominical de jóvenes y como superintendente de la escuela dominical. En 1967, en la Convención Nacional en Long Beach, CA, fue llamado a ser pastor en la iglesia de Weslaco, Texas y él, su esposa y sus 3 hijos, Frank Jr. Becky y Stephanie se trasladaron a Texas. Junto con el trabajo de ser pastor, funcionó como secretario de la mesa directiva distrital en Texas. Durante los tres años que estuvieron en Weslaco el Señor añadió dos hijos más a su familia, David y Belinda. Dios les concedió comprar 3 lotes de propiedad adjunto a la iglesia y edificaron la casa pastoral.

Siguiendo una nueva dirección de parte de Dios, en 1970 se regresaron a la ciudad de Long Beach, CA y una vez más se congregaron en la iglesia de Wilmington. En 1972 compraron su primera casa en Long Beach y empezaron a tener estudios bíblicos en su hogar con sus vecinos en las tardes. En el verano proveían una escuela bíblica de verano para los niños de la vecindad en el patio interior de la casa. A la misma vez celebraban servicios en su sala con una congregación de 7, sus 5 hijos y sus padres. En 1976, en la Convención General, fue determinado que sería mandado a pastorear en Houston, Texas. Cuando sus hijos regresaron de la escuela ese día, él les informó que rentarían su casa a otra familia y regresarían a Texas. Sus hijos estuvieron de acuerdo con el cambio y dijeron que estaban dispuestos a trasladarse. El domingo siguiente, después de haber tomado la decisión de trasladarse, alguien tocó la puerta de su casa. Al abrir la puerta encontró una pareja parada en su patio, Miguel y Catalina Hernández. El señor Hernández le platicó que él había sido liberado de malos espíritus mientras que asistía a la iglesia de San Pedro, CA bajo el pastorado del Obispo Leonardo Sepúlveda. Dijo que se quería bautizar y que él tenía los medios para pagar por los primeros meses de renta para un local si una iglesia se podía abrir en la ciudad de Long Beach, en donde él también vivía. Ese mismo día, todos juntos salieron a buscar un lugar para alquilar. Por la gracia de Dios encontraron una iglesia de renta en la esquina de la calle 9 y Lime. La iglesia, con todas las instalaciones incluidas, se les fue rentada por solo $100 por mes. Todos los planes de ir a Texas quedaron cancelados y la Primera Iglesia Apostólica de Long Beach nació. El día 25 de Julio de 1976, el hermano Frank D. Ramírez fue instalado como pastor por el Obispo Leonardo Sepúlveda. En el trascurso del crecimiento que Dios le daba a la congregación, él daba clases a los recién convertidos en el patio interior de su casa. Treinta y siete años después, han crecido a ser una iglesia central de 340 miembros. Debajo de su ministerio se produjo hombres que salieron a abrir obras en Chiapas, México; Palm Springs, Palmdale, California; Las Vegas, Nevada y una segunda iglesia en Long Beach.

El Pastor Ramírez era un hombre amable y tierno, amado por todos los que lo conocían. Él vivió toda su vida basada en la escritura, “Y como queréis que hagan los hombres con vosotros, así también haced vosotros con ellos.”  Sirvió como Anciano Sectorial por un total de 20 años en el Distrito de Los Ángeles. También funcionó como tesorero del distrito por 4 años.  Fue reconocido por su pasión para el campo misionero, ya que cada ano su iglesia sobresalia en dar al proyecto Flor Azul. Él y su esposa servían como ejemplo para su congregación de cómo dar generosamente hacia la obra de Dios. Ellos pudieron visitar a varios países y apoyaron económicamente a varios misioneros en México, Guatemala, Chile, Honduras, Venezuela, Panamá, Costa Rica, Argentina, y Brasil.

Adquirió un título de Bachillerato en Teología del Seminario Teológico de C.B.A.N.  Su enfoque fue en la aplicación e implementación de los aspectos prácticos de La Palabra.  Predicó y vivió por fe y era un creyente firme en como la palabra de Dios tenía el poder para cambiar el curso de las vidas  de las personas y para cambiar sus circunstancias. Su salud empezó a declinar y sucesivamente fue diagnosticado con cáncer. Se retiró oficialmente de ser pastor y le pasó el manto de ministerio a su hijo, David.

Por muchos años Hno. Frank sirvió a la comunidad ofreciendo comida a los hambrientos, ropa a los necesitados, oraba por los enfermos y sanaban, predicó salvación y esperanza a los desahuciados y los trajo a Jesús.

El pastor fundador de la iglesia de Centro de Vida Cristiana por 37 años ha pasado a mejor vida para estar con el Señor a la edad joven de 75 años. Entró a la vida eternal el día 9 de enero de 2014. Le sobrevive su esposa, Tabitha, sus hijos, Rebecca y Lupe, Frank y Gabby, Stephanie y Armando, David y Rebecca, Belinda y George III; 11 nietos, Jonathan, Rebekah, Cynthia, Michael, Tabitha, Jaishree, Brianna, Armando Jr., Hezakiah, Arianna y Julianna; los cuales todos están envueltos en el ministerio y continúan su legado. Extrañaremos grandemente a este hombre extraordinario de Dios.

“Estimada es a los ojos de Jehová la muerte de sus santos.” Salmos 116:15

Pages