TEMA PARA EL AÑO 2016

TEMA PARA EL AÑO 2016

TEMA PARA EL AÑO 2016
Unidos en el Poder del Espíritu Santo

Hechos 1:7 Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad; 8 pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

Al preparar las conferencias para el Simposio 2015 – “La Palabra”, observé algo que me llamó mucho la atención, y es el hecho de que los apostólicos que aparecen en la escena teológica a fines del siglo XIX, aquellos que recibieron la revelación junto con el derramamiento del Espíritu Santo, decidieron apartarse del resto del rebaño evangélico-protestante, porque se mantuvieron firme y aferrados a la nueva iluminación.

A pesar de:
(1) La escases teológica, por no tener acceso al caudal de información de la época,
(2) La escases económica, que los obligaba a trabajar de sol a sol, y
(3) La lucha por el nuevo idioma y el estatus social, que hacia el trabajo de la predicación y propagación del evangelio mas difícil…

… Ellos, no se detuvieron, no se amedrentaron, ni se consideraron menos, mas bien fueron impulsados a seguir adelante, por el poder del Espíritu Santo. Esa fuerza interna, los propulsó a crecer, a formar Iglesias, a escribir la Constitución, a organizarse en Distritos, y los mantuvo unidos. Así como la Iglesia del libro de los Hechos, ellos también dependieron del Espíritu Santo para cumplir con la gran comisión.

El Señor Jesucristo les dijo a los discípulos del primer siglo que esperaran en Jerusalén hasta ser investidos del poder de lo alto, y que después llevarían el evangelio por todas partes del mundo. Pero no lo harían solos, hubiese sido imposible recordar todo lo que habían oído, por eso el Señor les garantizó que él iba a estar con ellos hasta el fin del mundo, Mateo 28:20. No comprendieron el mensaje, porque la crucifixión empañó la visión de la futura Iglesia, hasta que después de la resurrección y en el aposento alto, se aclararon todas las dudas. El Espíritu Santo iba a estar “dentro” de ellos y los ayudaría a cumplir con la misión.

• Juan 14:26 Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.

• Juan 15:26 Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí. 27 Y vosotros daréis testimonio también, porque habéis estado conmigo desde el principio.

• Juan 16:12 Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar. 13 Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. 14 El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber. 15 Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de lo mío, y os lo hará saber.

Como vimos, hubiese sido imposible recordar y escribir verdades tan profundas después de los años que pasaron desde que ellos las escucharon de su Maestro. A Pablo, el Señor Jesucristo se le apareció en Damasco y le dio revelaciones particulares, Gálatas 1:11, 12, 15, 16. Al mismo tiempo, le dio la facultad de reproducir y escribir las informaciones recibidas, 1 Corintios 2:13, 16; 2 Corintios 2:17. La única manera de que esto se llevase a cabo, fue que el mismo Espíritu que inspiró las Sagradas Escrituras, también se las recordó a ellos.

Con todo esto, tal vez podamos entender, el por qué del éxito de la Iglesia de los Hechos y el éxito de los pioneros de la Asamblea Apostólica. Los retos que tuvieron, en ambas generaciones, fueron monumentales, la respuesta es simple pero poderosa: el derramamiento del Espíritu Santo en un segundo piso de una casa modesta en Jerusalén (Siglo I), y el derramamiento del Espíritu Santo en un modesto establo renovado en Los Ángeles, California (Siglo XIX). Únicamente la dependencia total al Texto Sagrado y al poder del Espíritu Santo sacaron a los flamantes apostólicos adelante en medio de un mar teológico extremadamente violento y turbulento. Amados hermanos, definitivamente, no encuentro otra explicación.
Por todo esto, el próximo año, el 2016, estaremos celebrando el Centésimo Décimo (110º) Aniversario del derramamiento del Espíritu Santo, y como hijos espirituales de esos hombres y mujeres, tenemos la obligación moral de continuar y “tal vez” terminar lo que ellos comenzaron. Creo que mi generación, su generación, nuestra generación, es la generación del levantamiento de la Iglesia (rapto). No hay mucho mas que esperar, las profecías se están cumpliendo en frente de nuestros ojos, y …

• 2 Tesalonicenses 2:6… ahora vosotros sabéis lo que lo detiene, a fin de que a su debido tiempo se manifieste. 7Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio. 8Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida.

Adelante Iglesia, lo mejor está por venir… debemos levantar bien alto la bandera apostólica para mostrarle a la nube de testigos de hermanos del primer siglo, y nuestros amados pioneros, que todas sus lágrimas, sufrimientos, escaseces no fueron en vano. El tema del próximo año será:

“Unidos en el Poder del Espíritu Santo”

Para el año 2016 propongo las siguientes actividades:

1. Que en todos los Distritos, Iglesias Locales, Campamentos Nacionales, Distritales y actividades internacionales, se use el Tema Nacional.
2. Que los tres ayunos nacionales estén basados en el Tema Nacional.
3. Que cada Iglesia Local tenga una campaña o día del amigo, de sanidad divina en el año.
4. Que se ore mas por el derramamiento del Espíritu Santo en las Iglesias.
5. Hablar durante el año sobre

• Los Dones del Espíritu Santo.
• Los Frutos del Espíritu Santo.
• El poder del Espíritu Santo.
• Etc.

6. Si Dios quiere, vamos a culminar todas estas actividades en la Convención Internacional en Noviembre 2016 con sermones de poder, oración por los enfermos y oración por la llenura del Espíritu Santo.

Es mi petición a Dios que una ola del poder del Espíritu Santo nos sorprenda durante el próximo año, en todas partes donde haya una Iglesia Apostólica, y vivifique el espíritu misionero.

Por una Iglesia con poder,
Obispo, J. Fortino

Latest Posts

Visit Our Bookstore

Expositor de Adultos: Estudios Bíblicos Apostólicos

Edición Conmemorativa, escrito por el Obispo Richard Almaraz
Price: $4.00

Get This Book

El Poder de la Palabra

Christian Education
Price: $4.00

Get This Book

3605

Guerra Espiritual

Christian Education
Price: $4.00

Get This Book