Del Escritorio del Presidente

Estimados hermanos, Paz de Cristo.

Dios está en control de todas las cosas. Dios sigue en su trono de gloria y ha prometido estar con sus hijos todos los días hasta el fin del mundo. Amén.

Los medios de comunicación, al igual que los políticos y el mundo científico, están sorprendidos de la velocidad con que el coronavirus se ha desparramado por tantos países en el mundo en tan poco tiempo creando esta epidemia global.

Hemos escuchado al Presidente Trump en su mensaje presidencial dirigiéndose a la nación y diciendo que se están tomando medidas drásticas para poder controlar la propagación de este virus tales como: reducir el número de personas en lugares públicos, cancelar los vuelos a China y Europa, incrementar el cuidado en la higiene personal y de los lugares que uno frecuenta, etc. https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/index-sp.html

Los políticos y científicos, en el afán de mantener al mundo informado y para evitar la transmisión del virus hacen todo tipo de presentaciones mostrando estadísticas y fotografías de lo que está pasando en otros países, y está causando mas pánico y desesperación en las personas. Y el mundo religioso no se queda atrás, y por su parte, están hablando de un castigo divino, otros están hablando de plagas apocalípticas, y otras cosas más.

Amados hermanos, no nos dejemos llevar por las emociones o por lo que otros dicen. Hoy más que nunca tenemos que oír la voz de Dios, y estar plenamente convencidos que la Palabra de Dios es la autoridad final de la Iglesia. Aquí es donde la Biblia cobra una importancia inigualable en nuestra vida y de las que nos oyen. El Salmo 91 se está convirtiendo en un bálsamo para millones de personas en todo el mundo. Hoy mas que nunca este Salmo está recorriendo las redes sociales de todo el mundo en todos los idiomas. Miramos a muchas personas, que en su desesperación no saben que hacer, y la palabra de Dios los conforta.

Salmos 91:3 El te librará del lazo del cazador, de la peste destructora. 4 Con sus plumas te cubrirá, y debajo de sus alas estarás seguro; escudo y adarga es su verdad. 5 No temerás el terror nocturno, ni saeta que vuele de día, 6 Ni pestilencia que ande en oscuridad, ni mortandad que en medio del día destruya.

En los momentos más difíciles tenemos que estar atentos a la palabra de Dios que es “segura y es como una antorcha, que alumbra el camino”. Este es el tiempo donde la Iglesia debe entender que nuestra roca es el Señor Jesucristo, y que nuestra fe está cimentada en su Palabra. Todo lo que él ha prometido lo va a cumplir y allí debemos poner nuestra confianza. Esto que está pasando debe hacer que la Iglesia brille más que nunca, que la Iglesia saque a relucir todo el arsenal de promesas y bendiciones que Dios le ha dado.

Los chinos cuando escriben la palabra “crisis” lo hacen con dos rayas, una que determina el problema, y la otra, una oportunidad. Es cierto que estamos viviendo una situación mundial muy complicada, pero también es una oportunidad para mostrarle al mundo y a la gente que nos rodea que tenemos un Dios que nos ama y que murió en la cruz del Calvario por todos los pecadores.

Mucha gente está asustada siguiendo las noticias y escuchando de tantos casos que se están multiplicando por todo el mundo, y es ahora donde la Iglesia tiene que ser Iglesia. Es ahora donde nosotros debemos mostrarle al mundo que servimos a un Dios que es real, y que todo va a estar bien, en el nombre de Jesucristo. Esta crisis va a pasar, como tantas que ya han pasado en la historia de la Iglesia y del país, y ambos, salimos victoriosos.

La Iglesia no se puede desesperar y actuar como que no tuviéramos dirección y propósito. Debemos actuar con mucha cautela, pero movidos por la fe y no por el miedo. Todos los miembros de la Asamblea Apostólica deben seguir todas las instrucciones que nos están dando las autoridades de gobierno en cuanto a la higiene personal, lavarse las manos con agua y jabón por 20 segundos, no tocarse la cara con las manos, cuidarse de las personas que estornudan o tosen al aire, etc. Debemos llevar un mensaje de apoyo al gobierno, y de fe y esperanza a las personas, y decirles que este es el mensaje de Dios para este tiempo. Hablarles del pecado que los separa de Dios, y de cómo Dios ya pagó el precio del pecado. Este es el mejor tiempo para compartir el evangelio con alguien. Seamos sabios y entendamos el tiempo que Dios nos está permitiendo vivir.

CONVOCACIÓN

Estoy convocando a todos los Pastores, ministros, hermanas y hermanos de la Asamblea Apostólica en todo el mundo, a que nos unamos en oración y en ayuno. Vamos a orar y ayunar hasta que esta ola del mal haya bajado. Vamos a orar y ayunar por las siguientes causas:

1. Para que Dios cuide y proteja a su pueblo contra este virus. Que no entre en ninguna de nuestras Iglesias y casas.

2. Vamos a orar por todos aquellos que ya fueron infectados con el virus, y por los familiares de aquellos que perdieron a sus seres queridos en esta plaga.

3. Vamos a orar por dirección divina para que Dios ponga una palabra de aliento en su pueblo para que sepan como responder a aquellos que lo necesiten y que estén atribulados por los acontecimientos.

4. Vamos a orar para que Dios que nos haga creativos en caso de que no nos podamos reunir más de 250 personas en nuestros templos. Que los pastores y sus líderes establezcan varios cultos durante el día y que más predicadores prediquen ese día.

5. Y si el número se achica más de 250, o si por un tiempo no podamos congregarnos en nuestros templos; que Dios nos ayude a abrir más células en nuestras comunidades. Todo lo que hemos aprendido sobre la Estrategia de Jesús, ahora es cuando tenemos que usarlo. Amados hermanos, este fue el método que uso la Iglesia Primitiva del primer siglo en medio de un mundo infectado con el virus del Imperio Romano. Todo lo que pasa en un culto de domingo, puede pasar en las células de entresemana.

6. Vamos a orar para que la economía de nuestros hermanos y hermanas, no se vea afectada por este nuevo virus.

7. Por último vamos a pedirle a Dios para que les de inteligencia a los científicos y doctores que están tratando de encontrar el antídoto de este virus. Que Dios ilumine sus mentes para encuentren la medicina correcta.

RECOMENDACIONES A LOS PASTORES

Le estoy pidiendo a todos los pastores que usen prudencia en las decisiones en cuanto a si tienen culto o no. Hablen con sus Ancianos y Obispos. Sigan las noticias de cercas, y especialmente estén informados de lo que pasa en su ciudad, y respeten las decisiones que tomas sus autoridades.

En el caso inesperado que algún miembro de su Iglesia o algún visitante que esté relacionado con su Iglesia adquiera el virus y en la prueba salga positivo, no se asuste, no es el fin del mundo. Inmediatamente llame a su doctor de cabecera, y coméntele la situación. También hay que alertar al departamento de salud de su ciudad para que le den los pasos a seguir, y que tiene que hacer en su Iglesia. No lo oculte, eso puede traer consecuencias legales y no ayuda a nadie.

Hay muchas maneras y formas de tener cultos en el caso que tenga cerrar el templo, por unas semanas, por un brote de contagio. Estén tranquilos, usen ese tiempo para mejorarse y por medio de las redes sociales puede mandar enseñanzas y predicaciones. Se pueden dar estudios bíblicos y seguir ayudando al necesitado. Dicen los expertos que de los que son infectados el 81% se curan. El otro 15% tienen que ser atendidos en el hospital y el otro 4% de enfermedad es critica. Recomiendo que lean este articulo por la BBC noticias mundiales donde habla de 10 buenas noticias sobre el coronavirus https://www.bbc.com/mundo/noticias-51721014

Para evitar la propagación y/o adquisición de este virus hemos decidido cancelar y posponer las actividades nacionales de las Mesa Directiva General y las Confederaciones durante los meses de marzo y abril, y si es necesario, lo vamos a extender hasta el mes de mayo ya que en estos eventos íbamos a tener miles de hermanos asistiendo. Por lo tanto le pido a los Obispos que por favor revisen sus programas de eventos distritales y hagan lo mismo. Debemos tener fe en lo que hacemos, pero también debemos ser prudentes.

Por último, es importante entender que en todo esto que está sucediendo hay implicaciones legales. Le he pedido al Abogado Jorge Montes que nos asista sobre este tema, y que nos de sus recomendaciones.

IMPLICACIONES LEGALES

Desafortunadamente, vivimos en tiempos en los cuales siempre tenemos que considerar las implicaciones legales de cada tema que surge. Mientras que estamos entrando en aguas desconocidas, mi experiencia me enseña que toda situación se puede convertir en un problema legal, ya que vivimos en un país litigioso.

Mientras que no parece que aún exista una obligación legal de reportar casos de coronavirus en una congregación a las autoridades, tiene sentido hacerlo para evitar mas contaminación. Además, se puede contemplar una situación en la cual un pastor sabía de un caso de coronavirus en su congregación, no le dijo nada a la grey, y alguien más se contamina y muere, exponiendo a la iglesia a una demanda. En teoría, si se le hubiera informado a la iglesia y a los congregantes se pudieran haber hecho un examen médico y recibir tratamiento.

Al reportar un caso (tristemente ya tenemos nuestro primer caso en el estado de California, así es que no estamos hablando teóricamente), se tendrá que asegurar de proteger los derechos de privacidad de la persona que está afligida con el virus. A menos que esa persona quiera revelar su identidad, se le informaría a la congregación que fueron expuestos al virus en una dada fecha. Se deberá trabajar con las autoridades de salud pública para proteger y asistir a las personas que fueron expuestas. Deberá también hacerse una limpieza para esterilizar lo espacios afectados. Además, se deberá considerar la cancelación de ciertas actividades mientras se libran del peligro.

Aunque todavía no hemos visto casos, se espera que van a surgir muchas preguntas sobre derecho laboral en el contexto de la epidemia. Estas son muchas para enumerar aquí, pero las estaremos considerando caso por caso.

Finalmente, cada estado está propagando diferentes reglas sobre cuanta gente se permite congregar en un lugar. Sugiero que estén al tanto de lo que se ordene en su respectivo estado o condado y que se sigan esas directivas.

La iglesia tiene que llevar la delantera en esta crisis, adaptando todas las medidas preventivas que las autoridades de salud pública están recomendando. No queremos terminar como una iglesia en Korea del Sur que se ha convertido el villano principal en la crisis de ese país. Aún se le ha acusado al líder de esa iglesia de homicidio por no reportar estos casos y no cooperar con las autoridades.

CONCLUSIÓN

Quisiera terminar con este versículo para que lo mediten y lo usen en sus oraciones y ayunos delante de Dios…

2 Crónicas 7:14 Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.

Nosotros como hijos de Dios necesitamos estar alerta y ser diligentes a esta llamada de atención de parte de Dios a nuestras vidas. Los Cristianos tienden a bajar la guardia cuando todo camina bien, hasta entran en un letargo espiritual que puede ser muy peligroso. Esta llamada de atención ha despertado el deseo de orar y ayunar por todo el mundo. Eso está muy bien, y mientras esta ola pasa, la Iglesia se mantiene de pie, alabando a su Dios, y predicando el evangelio.

Que Dios los bendiga y los guarde. Y que Dios bendiga la Asamblea Apostólica.

Fraternalmente,
Obispo Presidente, J. Fortino

EL LLAMADO

SOPP Spanish

newitems