fasting-spanish2

Ayuno – Día 7

UNIDOS EN LA RESURRECCION

Porque si fuimos plantados (unidos) juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección: Ro.6:5 (RV).

Pablo usa la palabra plantados y resurrección.

Así como la semilla de una flor es plantada en la tierra y recibe su nutrición de ella al ser regada y cultivada aquella semilla va creciendo, cuando la semilla quebranta la tierra es que su tallo esta fuerte y se va convirtiendo en una flor hermosa que da su fruto al máximo. Así también es el hombre cuando se une a Cristo, muere para el mundo de pecado y nace (resucita) una nueva criatura unida en Cristo.

Es el Señor Jesús quien nos nutre a través de su Espíritu Santo por estar unidos en El, para seguir creciendo en un mundo lleno de dolor, confusión, y engaño, pero con la esperanza de un día ser resucitados o transformados para ir a estar con el Señor para siempre.

El hombre fue creado para tener una relación de unidad con su creador pero el pecado separo al hombre de Dios, y se convirtió en enemigo de Dios. Más Cristo vino a reconciliarnos por su muerte.
“Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más estando reconciliados, seremos salvos por su vida”. (Ro. 5:10)

En la primera carta a los Corintios el apóstol Pablo escribe todo un capitulo (15:1-58) que habla de la muerte y resurrección de Cristo. En los versos, 3-4 pablo dice que la muerte, sepultura y resurrección sucedieron conforme a las Escrituras.
Para que haiga resurrección tiene que haber muerte y sepultura.

La importancia de la resurrección.

En el v, 12 Pablo menciona que algunos no creían que había resurrección de muertos. En los días que vivimos hay tanta incredulidad y no solo en el mundo sino también en la iglesia. V-13-19 Pablo dice que si no hay resurrección de muertos tampoco Cristo resucito, nuestra fe es vana y aun estamos en pecado. V- 20 Pablo afirma que Cristo resucito de los muertos primicias de los que durmieron es hecho.

Santos mantengamos nuestra fe y confianza en Cristo y permanecemos unidos en la resurrección juntamente con Cristo. Cristo viene  (“Maranata”).

Conclusión:
Hace más de dos mil años el Verbo se hizo carne y habito en este mundo para salvar a su pueblo de sus pecados. Su pueblo no le recibió sino que lo desprecio y lo mando como cordero al matadero. Jesús dijo: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.”(Mateo 16:24)

¿Qué vamos hacer, seguir o abandonar?
Si abandonamos perderemos si seguimos tendremos vida en Jesús.                                                                Mantengámonos unidos en la resurrección.

Que Dios bendiga a su iglesia y que en este día recibamos una fresca unción  para seguir unidos en la resurrección juntamente con Cristo.

Obispo Jesse M. Chávez

Ayuno – Día 6

UNIDOS EN LA ESPERANZA

Tito 2:13
Aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación
 gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, VRV)

INTRODUCCIÓN

La epístola a Tito, resulta ser un documento muy popular en nuestro tiempo, porque a sido nominada como una carta pastoral. Estoy consciente que los que mejor pueden sustancialmente interpretar esta carta, son los pastores. Pablo en el momento preciso que se enteró de la problemática situación de Creta, no dudó en enviar a Tito, con el propósito de corregir lo deficiente. Pablo también recuerda su rol que desempeñaba como siervo y apóstol de Jesucristo, conforme a la fe de los escogidos de Dios y el conocimiento de la verdad que es según la piedad, en la esperanza de la vida eterna.

Recuerdo una historia en particular de Viktor Frankl. Él era un prisionero en uno de los campos más sangrientos de los Nazis, fue un sobreviviente de la horrenda masacre; el Holocausto. El vivió para contar sus propias experiencias, y dijo: Una esperanza aún siendo irracional, resulta ser esperanza. Sin esperanza, ellos no podían vivir.  Y concluyó, diciendo: “Es una peculiaridad del hombre que él sólo puede vivir mirando hacia el futuro.

La esperanza relativamente es un elemento relevante para la vida del apostólico. Sin ella, muchos descienden hacia una profunda depresión al grado que se pierde el interés de continuar, después de haber servido prácticamente toda la vida.

CONCLUCIÓN

Hoy, es un buen día para desarrollar esperanza, para retomar esos sueños y cumplirlos. Nunca permitas que tu pasado determine tu futuro. No dejes que las circunstancias te detengan, tampoco dejes que las excusas gobiernen tu vida.  Atrévete a cambiar, a dejar el pasado por un presente y un futuro mejor. Haz que brille la esperanza en tu vida. Hoy es el mejor día para cambiar, tu futuro te está esperando. “Que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria”. (Colosenses 1:27 VRV)

Ayuno – Día 5

Unidos en la Reconciliación

Al comenzar este día cuando reconocemos el sacrificio que Jesucristo hizo en la cruz del Calvario. Recordemos sus palabras en Mateo 20:25-28 (RV) 25 Entonces Jesús, llamándolos, dijo: Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad. 26 Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, 27 y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo; 28como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.

Leemos en este pasaje que los que no conocen a Dios ejercitan dominio y autoridad sobre los hijos de Zebedeo, haciendo que desearan un mejor lugar y posición. Esto provoca la indignación de los discípulos y las palabras de Cristo resuenan en el versículo 26 26Mas entre vosotros no será así.  El Señor Jesucristo nos ha llamado a servir a los demás y nos ha dado el ministerio de la reconciliación. El establece que el que quiera ser más grande entre ustedes debe servir a todos. Este día recordemos su sacrificio (la copa que bebió soportando la muerte en la cruz) y hay que reconciliarnos con nuestros hermanos de todo el mundo. Si hay algún delito que ha cometido en contra de alguien, o no ha servido a su hermano en la capacidad que es necesaria, vamos a unirnos para tener un espíritu de reconciliación hoy en día

También podemos ver en 2 Corintios 5:18-20 (RV) 18 Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; 19 que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación.20 Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios.

Jesucristo también nos ha reconciliado con Él por medio de su Espíritu que habita en nosotros. Él no ha colocado nuestros pecados en nosotros para condenarnos, sino que nos ha perdonado y nos reconcilió consigo mismo. Esto se hizo, para nosotros que hemos recibido gratuitamente esta Gracia, ahora podemos ser sus embajadores y reconciliar a otros hacia él.

Cuando dos partes están en guerra unos con otros y luego deciden componer sus diferencias, eso se llama la “reconciliación”. La palabra griega katallage significa “cambio” o ” intercambio”. Cuando se utiliza en las relaciones entre las personas, el término implica un cambio de actitud por parte de los dos individuos – un cambio de la enemistad a la amistad.1

El cuerpo de Jesucristo fue golpeado y quebrado, para que fuésemos un cuerpo unido y reconciliado con él. Él fue quebrado para que seamos uno en él. Él fue crucificado y derramó su sangre para reconciliarnos con él. Unámonos en un espíritu de reconciliación, y unirnos en la misión de alcanzar a los perdidos para el Reino de Dios.

Efesios 4:32 (RV) 32 Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.

Obispo Daniel Lofton
________________________
MarkEugene E. Carpenter and Philip W. Comfort, Holman Treasury of Key Bible Words: 200 Greek and 200 Hebrew Words Defined and Explained (Nashville, TN: Broadman & Holman Publishers, 2000), 373.

Ayuno – Día 4

Unidos Bajo El Espíritu De Cristo

II Timoteo 4:1-4,  Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgara a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina. Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontaran maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartaran de la verdad el oído y se volverán a las fabulas.

Como traeremos tristeza al corazón de Dios cuando El ve que no hay esa unidad por la cual el oraba, sino que algunos se han desviado por sus pensamientos, dejando en el olvido lo que la palabra de Dios dice.

I Corintios 1:10, Os ruego pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no hay entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer.

Oremos y ayunemos para estar Unidos Bajo El Espíritu de Cristo,

Bishop Saul Rocha

Ayuno – Día 3

Unidos en el Perdón

Colosenses 3:13 “Soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro.  De la manera que Cristo os perdono, así también hacedlo vosotros.”   

El escritor evangélico norteamericano W. Wangerin dice que “el perdón es una especie totalmente divino.”  En otras palabras Dios es esa fuente de la persona.” El creyente fue y es perdonado por Dios y esto nos lo asegura Jesucristo.  El perdón es tanto toda una relación entre usted y Dios.

Cuando el creyente perdona, esta sencillamente donando algo. Si, donar es la palabra que resume el perdón.  Separe la palabra “perdonar” en 2 partes: Per-donar: El “per” es usted. El creyente efectúa un donar santo, y completo. “donar” – dar algo. Cuando perdona usted, renuncia voluntariamente el castigo del la otra persona.  Le da el amor a quien no lo merece. Paga con el bien el mal, y sabe que no será correspondido.

A menudo, el perdón es un camino de ida y vuelta; necesitamos perdonar y ser perdonados. Cuando guardamos enojo y amargura, rehusamos transitar el camino de la restauración de la relación rota, nos lastimamos a nosotros mismos y a otros también. Debemos orar, confrontar y confesar todos esos sentimientos profundos a fin de someterlos a la cura amorosa de nuestro Señor Jesucristo. Este procesó permite que Dios nos libre de esas emociones enfermas y así podamos perdonar a otros con el poder que El nos da.

Dios nos pide que confrontemos nuestros sentimientos abierta y sinceramente.

1 Juan 2:9-11 (NVI) El que afirma que está en la luz, pero odia a su hermano, todavía está en la oscuridad. El que ama a su hermano permanece en la luz, y no hay nada en su vida que lo haga tropezar. Pero el que odia a su hermano está en la oscuridad y en ella vive, y no sabe a dónde va porque la oscuridad no lo deja ver.

Dios nos pide que nos ocupemos activamente en perdonar a otros y restaurar nuestras relaciones rotas.

Lucas 17:3-4 (NVI) Cuídense!  Si tu hermano peca, repréndelo; y si se arrepiente, perdónalo. Aun si peca contra ti siete veces en un día, y siete veces regresa a decirte: me arrepiento; perdonadle.

Podemos depender de Dios y confiar en su perdón y fidelidad

Hebreos 4:16 (RV) Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.

Conclusión: Continúe practicando la unidad en el perdón.
Primero perdonar a los demás y perdonarnos a nosotros mismos. Aprendamos a aceptarnos a nosotros mismos en el perdón, para que podamos admitir (perdonar) a los demás en todo. Si usted es aceptado por el Señor tiene el fundamento para practicad la unidad en el perdón.

Obispo Arcadio Peña

Ayuno – Día 2

UNIDOS EN EL ARREPENTIMIENTO!

Dn 9:3 Y volví mi rostro a Dios el Señor, buscándole en oración y ruego, en ayuno, 4 Y oré a Jehová mi Dios e hice confesión diciendo: 5 hemos pecado, hemos cometido iniquidad, hemos hecho impíamente, y hemos sido rebeldes, y nos hemos apartado de tus mandamientos y de tus ordenanzas. 6 No hemos obedecido

Daniel comprendía la situación. ¿Que hacemos con lo que sabemos? Daniel leía los escritos de los profetas (Dn 9:2). El sabia porque estaban los judíos cautivos en Babilonia, estaba al tanto de los errores que se habían cometido y quienes los habían cometido. Pero él no uso esta información para levantar el dedo acusador, ni para culpar a otros. Tampoco permitió que se dañara su corazón o se destruyera su esperanza. Mas bien esta información la proceso de tal manera que comprendió que él era parte de la solución. Y sabia como hacerlo, ¡Orando y ayunando!

“Hemos vs. Han” ¿Que postura tomamos, te incluyes o te excluyes?
Se le pregunto a un director de una selección de fútbol ¿Como define la perspectiva de sus aficionados entre una victoria y una derrota? fácil contesto sin inmutarse, si ganamos dirán que “todos ganamos”, si perdemos, todos dirán que “el director perdió”. Una realidad que se manifiesta no solo en los deportes. Pero Daniel nos muestra que su vida era dirigida con estándares mas altos que los de un aficionado. Por su testimonio y fidelidad tenia autoridad para orar diciendo: Han pecado, han cometido iniquidad, han sido rebeldes, han, han Pero su humildad lo llevo mas allá que su autoridad moral, no quiso tratar este asunto tan importante desde un punto en el que sintiera tener derecho a excluirse de las causas o causantes. El prefirió “unirse en arrepentimiento” eligió tomar la misma responsabilidad y sentir el mismo compromiso.

hemos pecado, hemos sido rebeldes, No hemos obedecido…

Otros harán lo mismo que hacemos. ¿Que legado de liderazgo estamos estableciendo? Nehemías aprendió como ayunar y orar del profeta Daniel (los dos estuvieron en el cautiverio). Cuando llego su turno de enfrentarse ante algo grande e importante, este realiza lo mismo que su predecesor, “se incluye”.

Neh 1:4 …ayuné y oré…5 …confieso los pecados de los hijos de Israel que hemos cometido contra ti; sí, yo y la casa de mi padre hemos pecado. 7 En extremo nos hemos corrompido contra ti, y no hemos guardado los mandamientos, estatutos y preceptos que diste a Moisés tu siervo.

Conclusion:
Miramos a dos grandes hombres de Dios, que enfrentaron grandes retos y como los enfrentaron. Discernieron a que “incluirse” y de que “excluirse”. Nuestra Asamblea Apostólica tiene grandes hombres de Dios y grandes retos. Como se nos dijo en la recién pasada Convención Legislativa “Es mas fácil ser parte de lo que divide, que de lo que une”, pero esto no tiene porque ser así, podemos cambiar esos paradigmas débiles e ineficaces. Excluyamonos de aquello que no resuelve nada, y que solo esta culpando. En este día de ayuno “unidos en el arrepentimiento”, presentemos y confesemos aquellas áreas que tal vez usted conozca. Pero hagamos esto como un cuerpo, “lo que nos parezca menos digno, vistamos más dignamente”. (1 Co 12:23). Digamos con lagrimas mezcladas con dolor “hemos…”, por aquello en que estamos cortos y con esperanza, porque Dios ciertamente esta con nosotros, digamos

“Seremos…” fortalecidos, prosperados, y bendecidos…Amen, en el nombre de Jesucristo.

Obispo Armando Tamez

Ayuno – Día 1

Estimados Pastores:
Paz de Cristo.

Mi oración es que todos estén bien y bendecidos. Gracias a Dios comenzamos otra semana de ayuno y oración. Del 14 hasta el 20 de Abril nos vamos a unir a todos los pastores de la Asamblea Apostólica alrededor del mundo para clamar a Dios por esta Iglesia que todos amamos tanto.

Como es nuestra buena costumbre, queremos dejar reflexiones diarias para que ustedes las mediten durante el día. Reflexiones que están basadas en nuestro tema anual de “Unidad en la Misión”. Creo que si todos nos unimos para llevar a cabo la gran comisión, lograremos cosas extraordinarias para el reino de Dios.

Lo interesante de esta semana de ayuno y oración es que concuerda con una de las semanas mas recogedoras que tenemos en el año. En esta semana estaremos celebrando la resurrección de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Y muchas de nuestras Iglesias también celebraran la Santa Cena con el lavatorio de pies.

Vamos a unirnos para orar y ayunar por esta Iglesia que nos necesita a todos. Esta es una de esas oportunidades raras donde podemos poner a un lado nuestras diferencias y unirnos por una causa mas grande.

Hay tantas cosas que podemos hacer juntos, pero tenemos que unirnos. Pastores, tenemos que dejar que el Espíritu Santo regrese a nuestras vidas y congregaciones y restaure  lo que se ha perdido.

Todos necesitamos una unción fresca sobre nuestras vidas.

Dejemos que esta semana, sea una semana de arrepentimiento y perdón.

Dejemos que en esta semana el Espíritu de Cristo tome control sobre nuestros deseos.

Que en esta semana, podamos llamarnos, sin reservas, hermanos y hermanas.

Permitamos que durante esta semana, la bandera apostólica brille como nunca en nuestras ciudades.

Quisiera dejarlos con esta cita para que la mediten. Cada vez que la leo, me imagino al Señor abriendo su corazón y permitiendo que la gente mire cual es su deseo mas grande… El dice:

Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra, 2 Crónicas 7:14.

Dios los bendiga, y Dios bendiga la Asamblea Apostólica.

Obispo Presidente John Fortino

Visit Our Bookstore

Expositor de Adultos: Estudios Bíblicos Apostólicos

Edición Conmemorativa, escrito por el Obispo Richard Almaraz
Price: $4.00

Get This Book

El Poder de la Palabra

Christian Education
Price: $4.00

Get This Book

3605

Guerra Espiritual

Christian Education
Price: $4.00

Get This Book